Puebla, fruto de Jaime Bonet

La comunidad Verbum Dei de Puebla, México se ha unido a las actividades en todo el mundo para dar gracias a Dios por la vida de nuestro fundador Jaime Bonet, quien vino a prender fuego a la humanidad con su pasión por la oración, la predicación y la misión de llevar la Palabra de Dios a todos los hombres.

En este tiempo de gracia y de profundo agradecimiento a Jaime por su Hágase a Dios, la comunidad ha organizado un novenario de celebraciones eucarísticas, en las cuales los miembros de la Fraternidad han compartido las homilías con el fruto de su oración, desde diferentes verdades de fe y su experiencia vivida con Jaime; contagiando la fe, e invitándonos a seguir sus pasos, para ser otros Cristos en la tierra.

Asimismo, en cada celebración miembros de la Familia han compartido su testimonio sobre lo que significa Jaime Bonet y el Verbum Dei en su vida y en su historia; quienes han manifestado que representa: salvación, reconstrucción, alegría, vida, amor, reconciliación, identidad, vida eterna, vocación, familia, encuentro, resurrección.

Jaime “profeta de nuestro tiempo”, no pudo dejar este mundo para ir a la casa del Padre en mejores fechas que éstas, cuando la Iglesia católica celebra el nacimiento de Juan el Bautista (24 de junio); y a los apóstoles Pedro y Pablo (29 de junio).

Poncho y Adriana, Matrimonio misionero fundador de esta comunidad, nos compartieron que Puebla es fruto de Jaime Bonet, ya que él soñó con tener varias comunidades alrededor de la ciudad de México y él fue quien de viva voz les sugirió venir a estas tierras a abrir una comunidad Verbum Dei, la cual lleva más de 10 años viva por la gracia de Dios.

Jaime nos predicó con toda su vida; nos ha dejado una última invitación: ir a más con Dios: en la oración, en el seguimiento de fe, en el apostolado, en la misión, en la comunidad y en la vocación de ser hij@s de Dios; de no tener miedo de atreverse y lanzarse a vivir los planes de Dios, que como diría Jaime “vayan, lo harán bien”.